Hay muchísimos estudios sobre cómo influye la alimentación en nuestra piel, sus beneficios y sus desventajas… hoy hablamos de los lácteos, tienen un alto índice glucémico, lo que lleva consigo un cambio en los nutrientes que recibe la piel. Cierto es que para combatir el acné, debemos despedirnos de los azúcares, las grasas y el chocolate, pero sobretodo de los lácteos.

Un puñado de almendras diario proporciona un aporte importante de calcio, y para la piel son más beneficiosas.

¡FELIZ FIN DE SEMANA!