Uno de los más olvidados en verano, además de nuestra piel, es nuestro cabello, que sufre y padece todos nuestros excesos, los efectos del sol, del cloro, del salitre… y luego queremos un pelo bonito, fuerte y saludable. Por ello, aquí os dejamos unos consejos muy fáciles de seguir:

– No te excedas con el champú, una porción del tamaño de una cucharada es suficiente para eliminar la suciedad. Usar mucho champú solo produce que el folículo capilar se hinche logrando que el pelo adquiera una apariencia opaca, además puedes hacer que el cuero cabelludo se vuelva graso mientras que el cabello tiene aspecto reseco, algo muy común entre las personas que lavan demasiado el pelo.

– Elimina muy bien el acondicionador o mascarilla al lavar tu pelo, los residuos producen que el pelo se vea opaco. Recuerda que no debes aplicar éste tipo de productos en las raíces si deseas evitar que éstas se vean más grasas de lo normal.

– Controla el cepillado, peinar en exceso tu cabello fomenta la caída y la rotura.

– ¿Siempre llevas el pelo recogido? Pues es momento que sepas que éstas son las principales responsables de la caída prematura del cabello. Utilizar coletas demasiado ajustadas hace que el pelo se debilite volviéndolo más fino, por eso conviene evitarlas.

Si no soportas tu pelo suelto, quizá es hora de que pienses en cortarlo y llevar un look que te favorezca más, en lugar de una monótona coleta todo el día.

– La naturaleza está llena de ingredientes favorables para nuestro cabello que puedes conseguir en cualquier mercado, y que le darán un aporte increíble a tu melena. Una mascarilla de aguacate, una mezcla de miel y plátano, mascarillas naturales para el pelo seco, o el aceite de almendras dulces, son excelentes opciones para lucir un pelo maravilloso sin aplicar ni un solo producto químico.

– No olvides que tu alimentación y hábitos son claves para un pelo sano. Llevar una dieta equilibrada y saludable es una de las mejores maneras de cuidar tu pelo de forma natural y lucir una melena hermosa y llena de brillo.