Para limar correctamente nuestras uñas debemos hacerlo siempre en el mismo sentido, nunca estilo “serrucho”, pues así hacemos que se capeen. La lima ha de colocarse ligeramente en diagonal respecto a la uña, nunca en paralelo ni completamente perpendicular.